Errores en el tratamiento de la información de los libros de texto

©wwwmexicogeek.blogspot.com

Aunque los equipos de redacción de las editoriales trabajan con el logo escaneado 2objetivo de verificar la información que presentan los libros de texto del ámbito de las Ciencias Sociales y de las Ciencias Físico-Naturales que se utilizan en la enseñanza obligatoria, esencialmente para asegurarse la actualización de los contenidos de aprendizaje con nuevos avances, descubrimientos o teorías emergentes, y la no existencia de errores en ellos, la realidad es que un porcentaje importante de los libros de texto que están en el mercado contienen fallos en el tratamiento de la información. Así, algunos de ellos contienen errores ortográficos, inexactitudes, imprecisiones en datos o contenidos específicos, o equívocos graves (Rodríguez, 1999; Hubisz, 2003; Pérez et al., 2006, 2009).

©expresocampeche.com

En esta entrada, me interesa resaltar algunas investigaciones que, llevadas a cabo en el contexto nacional e internacional, han analizado aspectos importantes de errores en el contenido de la información que presentan algunos libros de texto, para situar una dimensión específica del problema al que se enfrentan alumnos y docentes. Así, desde la Universidad de Vigo, en una investigación llevada a cabo por Pérez et al. (2006), se analizó el tratamiento que las editoriales Santillana, Anaya, Vicens Vives, Edelvives, Oxford Educación, McGraw-Hill, Ecir y Rodeira & Casals daban a la evolución histórica del conocimiento del Universo en los libros de texto de Ciencias de la Naturaleza de 1º de ESO. Sus conclusiones, reseñadas en Pérez et al. (2009: 110), abundan en la idea de que “el tratamiento otorgado a dicha evolución histórica presenta errores, algunos de ellos pueden considerarse simplificaciones aceptables y otros pequeñas ambigüedades u omisiones, pero en muchos otros casos se incurre en errores conceptuales severos o en anacronismos carentes de todo fundamento”.

Una vez que estos autores identificaron esos fallos, se plantearon posteriormente llevar a cabo un análisis ahora más exhaustivo de dichos errores, con la finalidad de detectar la dimensión concreta de los mismos. Para ello, Pérez et al., (2009:111), se marcaron el objetivo de “comprobar si los libros de texto reflejaban los conocimientos de los que hoy en día se dispone sobre la evolución histórica del conocimiento del Universo, y si ello se hace de una manera contextualizada en el tiempo histórico correspondiente”. La tabla que se adjunta resume los yerros o equivocaciones que con mayor frecuencia se encontraron en los 9 libros motivo de análisis (A, B. C, D, E, F, G, H, I).

En esta tabla, el 51,5% de las casillas están ocupadas, lo que indica según sus autores que “los errores que los libros de texto contienen presentan una gran prevalencia, con una visión deformada y simplista de la evolución histórica del conocimiento del Universo. De ese modo, se recoge la perpetuación de la ya superada visión tradicional del devenir de los acontecimientos histórico-científicos, la atribución de todos los progresos en el conocimiento a unos pocos pensadores geniales y heroicos, la transmisión de una imagen de la ciencia aproblemática, como algo nacido “ex nihilo”, sin hacer referencia al contexto social en el que se ha desarrollado ni a sus aplicaciones, o la comisión de errores conceptuales severos” (p.115).

Tabla de errores más frecuentes en 9 libros de texto de 1º de la ESO, acerca del tratamiento de la evolución Histórica del conocimiento del Universo (Pérez et al, 2009). Tabla insertada con permiso expreso de los autores

Tabla de errores más frecuentes en 9 libros de texto de 1º de la ESO, acerca del tratamiento de la evolución histórica del conocimiento del Universo (Pérez et al, 2009). Insertada con  permiso de los autores

En la misma línea del análisis de los errores que presentan los libros de texto, ahora con la asignatura de Física, destinada a alumnos de 11 a 14 años, Hubisz (2003) evaluó 12 ejemplares de esa materia escolar. En el contenido de los libros analizados, se encontraron 500 páginas con equivocaciones, algunos de ellas ligeras, y otras de carácter grave. Una primera conclusión del equipo que formó Hubisz para este estudio fue que la mayoría de los libros de texto estaban escritos por encima del nivel lector del alumnado para el que estaban destinados. Además, algunos de ellos presentaban fallos tales como formular erróneamente la primera ley de Newton, o la tercera ley que, aunque se proponía correctamente, los ejemplos que la ilustraban eran inadecuados. En uno de los libros, se exponía que un objeto “es” una fuerza, en lugar de que “ejerce” una fuerza. De acuerdo con este autor, la mayoría de los textos analizados contenían errores y eran pedagógicamente ineficaces. Sólo unos pocos de ellos podrían ser recomendados para el alumnado de esas edades.

A. Calero

TWITTER@acalero1

 

 

-Hubisz, J. (2003). Middle scholl texbooks don’t make the grade. En Physics Today, 56 (5),50. Consulta online:  http://www.bibliopedant.com/wpG03e7nuPwtZEYNw32f

-Pérez, , U. y Álvarez, M. (2006). La evolución histórica del conocimiento del Universo en los libros de texto de 1º de ESO. En Revista de Investigación en Educación, 3, 133-151.

-Pérez, U., Álvarez, M. y Serrallé,, J.F. (2009). Los  errores de los libros de texto de primer curso de la ESO sobre la evolución histórica del conocimiento del Universo. En Enseñanza de las Ciencias, 27, (1) 109-120.

-Rodríguez, A. (1999). Errores didácticos en el diseño de los libros de texto: Lengua y Literatura en Primaria. En Lenguaje y Textos, 14, 19-28

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario