¿Hay un “Rincón de Lectura” en tu aula?

¿Hay un “Rincón de Lectura” en tu aula?

     Para poder leer, en muchos centros escolares los estudiantes aún tienen que desplazarse a la biblioteca escolar. Este espacio en bastantes centros públicos suele carecer de profesionales que, en conexión con el profesorado contemplen aquellos criterios pedagógicos más adecuados para gestionar el desarrollo de la comprensión lectora del alumnado, o que tomen decisiones acerca del uso de los materiales de que se dispone, la renovación de los mismos para adaptarlos al nivel lector de los estudiantes, junto con el desarrollo de programas específicos  para el fomento de la lectura. Esa misión suele dejarse, a veces, a madres voluntarias que, con toda la ilusión, hacen lo posible para recabar dotaciones de libros para sus centros escolares.

     Por otra parte, bastantes aulas no disponen de un Rincón de Lectura con suficiente y variada dotación actualizada de colecciones de libros que contribuyan al fomento del hábito lector.

     En consecuencia, en esta entrada quiero detenerme a reflexionar sobre el sentido y funcionalidad que posee el Rincón de Lectura, y proponer algunas estrategias a desarrollar con los alumnos para aprovechar ese espacio pedagógico.

El Rincón de Lectura

 Uno de los mejores medios para despertar en los alumnos el gusto por la lectura y desarrollen sus capacidades lectoras es asegurarse de que los libros estén próximos a ellos, en su propia aulaUn recurso pedagógico como el Rincón de Lectura supone crear en cada aula un entorno de calurosa invitación para leer. Ya en el año 1969, los trabajos de Bisset revelaron entonces que aquellos estudiantes que disponían de colecciones de libros en sus clases, leían un 50% más que aquellos otros estudiantes que carecían de ellas.

     En consecuencia, cualquier Rincón de Lectura debe ser y contener:

a) Una zona del aula acogedora con asientos cómodos y una sencilla alfombra, para transmitir al alumno la idea de que la lectura es una actividad agradable y placentera
b) Un Panel, en donde los estudiantes puedan exponer sus trabajos escritos sobre los libros leídos, o recomendaciones específicas de sus lecturas.
c) Una Biblioteca de Aula que aloje en expositores movibles y funcionales libros de lectura adaptados al nivel del curso, variados y con la portada visible para atraer la atención del alumnado, junto con los portfolios de lectura de cada estudiante 

     Ese espacio deberá recoger también las donaciones o préstamos temporales de libros de los propios alumnos que deseen compartir con sus compañeros.

     No se nos escapa la necesaria implicación de los estudiantes en la gestión, organización y mantenimiento de esos espacios. Promover dicha implicación supone para ellos saber que su contribución juega un papel importante en el fomento de la lectura cuando, por ejemplo, se les consulta sobre decisiones a tomar en torno a normas específicas de control de préstamos, o criterios sobre reposición de las colecciones de libros en función de sus gustos o autores preferidos, o sobre cómo mantener periódicamente el panel de exposición de trabajos.

Estrategias pedagógicas para potenciar la importancia del Rincón de Lectura

     Por otra parte, hay otras decisiones que los docentes deben adoptar y compartir con los alumnos en las semanas iniciales del curso para dar sentido al funcionamiento de dicho espacio, como el hecho de fijar los criterios de su uso, para transmitirles el mensaje de que allí se llevarán a cabo actividades de lectura y escritura importantes, que merecen un tiempo y una categoría igual a la de cualquier otra asignatura.

     Del mismo modo, siendo el docente un modelo en el que suelen fijarse los estudiantes, todo profesor es responsable de contagiar a sus alumnos el entusiasmo por lo que él mismo lee, para así implicarlos emocionalmente en las tarea lectora. Como estrategia, algo tan sencillo como el hecho de que el docente elija de vez en cuando de la biblioteca de aula un libro para leerlo en voz alta al grupo-clase, ejerce un efecto poderoso no sólo de modelado de la conducta lectora para los estudiantes mostrándoles en la práctica la técnica lectora y el placer de leer, sino también transmitirles la idea de la importancia de los recursos bibliográficos de que ellos disponen en el Rincón de Lectura.

     En ese sentido, es curioso observar en el rostro de muchos niños, no sólo en los cursos iniciales, sino en los cursos superiores de Educación Primaria, una muestra de admiración por la lectura que en esos momentos su profesor o profesora está llevando a cabo del texto que haya elegido. De algún modo, ese interés por la lectura no es algo estático, no es algo que el estudiante tenga o no tenga siempre, hay que alimentarlo y estimularlo en el centro escolar. Y nada mejor que esa valoración que el docente realiza de los recursos de lectura disponibles en el aula. Por tanto, la experiencia de que se está llevando a cabo una tarea atractiva y participativa es el mejor alimento para mantener dicho interés, junto a la motivación intrínseca del propio sujeto hacia la lectura y la oportunidad para desarrollar sus capacidades metacognitivas.

Otras estrategias pedagógicas que pueden usarse para fomentar en los alumnos el gusto por la lectura de los libros de la Biblioteca de Aula son:

Enfatizar el placer por leer determinados libros. Si el profesor, por ejemplo, manifiesta la fruición que le ha generado leer un determinado libro de dicha biblioteca, estará sentando las bases para inducir la lectura de ese libro en el alumnado. Muy frecuentemente, los estudiantes suelen quedar fascinados por aquello con lo que disfrutan sus profesores.
Conocer los libros preferidos por los estudiantes, e introducir dichos libros al grupo diciendo: “este es un libro que especialmente le encanta a… Elena…”. Esto supone no sólo atraer la atención de la alumna Elena, sino la de muchos de sus compañeros hacia ese libro de la biblioteca.
Presentar un par de libros nuevos de la Biblioteca cada mes, hablando sobre lo interesantes que son. Una vez que el profesor o la profesora los vuelva a colocar en el expositor es curioso observar cómo bastantes alumnos se interesan por ellos.
Acostumbrar a que todos y cada uno de los alumnos presenten también al resto del grupo el libro que hayan leído, pidiéndoles una valoración de los mismos.
Establecer y acordar con ellos previamente un procedimiento sobre cómo presentar un libro al resto de compañeros, en donde se siga un guión que el docente ha modelado previamente frente al grupo-clase: leer el título, conocer al autor, la editorial, leer la contraportada, mostrar las ilustraciones, plantearse un propósito de lectura, detener la lectura para comprobar si se está comprendiendo, hacer un breve resumen personal de lo que trata, aquello que más les ha gustado o no, y si se recomienda o no el citado libro y por qué.
Valorar periódicamente los trabajos escritos expuestos en el Panel. No los de determinados alumnos, sino los de todos.
Invitar a otros adultos (personal del colegio, familiares de alumnos) a leer textos elegidos de la Biblioteca del Aula al grupo-clase.

Estas y otras actuaciones promueven una comunidad de lectores, dispuestos a mejorar sus capacidades metacognitivas.

Andrés Calero

¿Hay un “Rincón de Lectura” en tu aula?
Valora este post
Andrés Calero
acalero1@gmail.com
7 Comentarios
  • america
    Publicado a las 05:10h, 15 abril Responder

    interesante el artìculo lo compartirè con mis chicos alguna parte y con mia colegas,gracias

    • acalero1
      Publicado a las 18:22h, 15 abril Responder

      Thanks a lot!

  • SUSANA ESPINOSA SANDOVAL
    Publicado a las 01:40h, 19 junio Responder

    ME PARECE MUY INTERESANTE LA FORMA DE INTRODUCIR A LOS ALUMNOS AL GUSTO POR LA LECTURA, DE UNA MANERA DIVERTIDA, INTERESANTE Y HACIENDOLOS SENTIR PARTE DE ELLA. ME ENCANTA LA ESTRUCTURA QUE PROPONEN EN ESTE ARTICULO.

    • acalero1
      Publicado a las 16:28h, 19 junio Responder

      Gracias Susana!

  • El Rincón de Lectura y la Biblioteca de ...
    Publicado a las 13:04h, 02 julio Responder

    […] En esta entrada quiero detenerme a reflexionar sobre el sentido y funcionalidad que posee el Rincón de Lectura, y proponer algunas estrategias a desarrollar con los alumnos para dar un sentido pedagógico a ese espacio.  […]

  • OMAR SANTIAGO
    Publicado a las 02:20h, 23 septiembre Responder

    Hola Andrés! Te escribo desde Cd. de México. Mi nombre es Omar Santiago, soy un bibliotecario y lingüista convencido de la necesidad de nuestras sociedades de ver incrementando el número de lectores estratégicos (hermoso concepto). Actualmente, me dedico a investigar distintos aspectos del fomento de la lectura, procesarlos en forma de talleres y ofrecerlos gratuitamente a los profes de las escuelas primarias. Encontrar tu blog, ha sido un hallazgo muy afortunado y, sin duda, me ayudará a seguir con esta estrategia de llevar información a los profesores.
    Andrés, te pido que me compartas los textos de los que hablas, en la medida de lo posible. Yo no soy investigador ni académico, mi trabajo es, más bien, el de recopilador y divulgador de los conocimientos y estrategias que generan investigadores y científicos como tú, Andrés. Por lo tanto, tengo la obligación de asimilar correctamente de lo que se trata. Un abrazo fraterno mi querido Andrés!!!

    • acalero1
      Publicado a las 12:03h, 23 septiembre Responder

      Encantado Omar en compartir contigo los contenidos de este Blog. Es un placer. Espero que te sea útil y admiro tu dedicación a la difusión del conocimiento.
      Saludos cordiales
      A. Calero

Escriba su comentario

Pin It on Pinterest

Navegar por este sitio conlleva la aceptación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar