«Las palabras que leemos significan»

«Las palabras que leemos significan»

La flexibilidad cognitiva de los lectores iniciales

¡Es el momento de empezar a leer! Con lectores iniciales, cuando esta actividad comienza, en muchas aulas de Educación Primaria es frecuente observar que bastantes alumnos se dan a ella sin una idea clara de que “las palabras y las frases que leen significan”.

Con esa conducta lectora, estos estudiantes muestran carencias en una de las funciones ejecutivas más necesarias, sobre todo en las etapas de alfabetización inicial: la flexibilidad cognitiva. Durante el aprendizaje de esta habilidad, estos lectores llegan a advertir y armonizar la existencia de un conocimiento fonológico y otro semántico en la lectura de palabras. Que éstas, además de decodificables, también significan.  Es, por lo tanto, inexcusable habituarles a detener la lectura para «pensar si están comprendiendo», sobre todo cuando la coherencia del significado del texto se haya perdido.

La flexibilidad cognitiva promueve la supervisión y el control de la comprensión lectora

Esta estrategia 1 representa una conducta lectora precursora de otras, que facilita la supervisión y el control de la comprensión para, en su caso, poder recurrir a aquellas otras estrategias que regulan el significado. Por esta razón,en cualquier plan de instrucción en estrategias de comprensión lectora debe trabajarse inicialmente, y en relación con otras que conlleven tareas en las que el objetivo es restaurar el significado del texto, como puede ser el caso de la estrategia que enseña a los estudiantes a clarificar el significado. 

Nos preocupa el hecho de que, como producto de metodologías tradicionales que han primado la exactitud y la velocidad lectora sobre la comprensión, se hayan creado generaciones de “lectores de palabras” expertos en decodificación, que acostumbran a poner en juego un bajo nivel de pensamiento estratégico asociado al significado del texto que leen, y que no han llegado a entender que leer implica pensar sobre lo que se lee, y «tratar de entender» lo que se lee.

El excesivo empeño en conductas de decodificación y de velocidad al leer de muchos alumnos, les ha ido apartando paulatinamente del significado del texto, desconociendo u olvidando la existencia de procesos de pensamiento estratégico para comprender, y lo que es más alarmante, de iniciativa propia para utilizarlos. Como consecuencia, damos gran importancia a esta conducta lectora básica, matriz y recurrente, porque a ella deben acudir los estudiantes siempre que vayan a  poner en juego la mayor parte de las habituales estrategias de comprensión lectora a enseñar en las aulas, como: conectar el nuevo conocimiento del texto con la información previa de la que disponen, visualizar, elaborar inferencias, cuestionarse sobre aspectos del texto que no han entendido, confirmar o plantease nuevas predicciones, determinar qué es lo importante en el texto, o sintetizar la nueva información.

A. Calero

  1. Calero, A, (2017). Comprensión lectora. Estrategias que desarrollan lectores autorregulados.
Andrés Calero
acalero1@gmail.com
Sin comentarios

Escriba su comentario

Pin It on Pinterest