El caso de los textos informativos en la escuela

Imagen insertada con autorización de ©depositphotos.com

Imagen insertada con autorización de ©depositphotos.com

logo escaneado 2

“Es la competencia con los textos expositivos, no con los textos narrativos, la que más preocupa a los educadores y a los futuros empleadores” (Pearson)

En esta sociedad de la información, los textos informativos en formato papel o electrónico son predominantes. Por ejemplo, el 96% de los textos que se encuentran en la Web son de esa naturaleza. Su propósito es transmitir información sobre el mundo social y natural en que vivimos. Además, ocurre que muchos estudiantes y adultos tienen dificultades a la hora de comprenderlos. Si esas necesidades de lectura giran predominantemente en torno a la búsqueda de información que aportan los textos informativos, de la capacidad de comprensión de este tipo de materiales de lectura depende, en gran parteel éxito del estudiante en la escuela y el de los adultos en el medio laboral y social.

Sin embargo, la experiencia de muchos docentes, junto al hecho del descenso dramático en nivel de comprensión lectora que se da en 4º de Educación Primaria y los resultados de PIRLS (2011), nos muestran que la lectura de textos informativos supone una dificultad añadida para muchos estudiantes.

¿Qué ocurre en la escuela?

Una, diría yo “curiosa” situación suele darse en bastantes centros escolares. Cuando se trata de “repartirse” los grupos de alumnos a comienzo de cada año académico, un lugar común en la toma de decisiones de bastantes claustros de Educación Primaria es que los grupos 3º y 4º son motivo de preferencia de aquellos profesores “con más antigüedad” en la escuela, porque se parte de la creencia de que el alumnado de esos grupo del segundo Ciclo (8-10 años)  ya ha aprendido a leer, y por consiguiente el trabajo con ellos será algo más sencillo.Errónea creencia, dada la recurrente realidad de  PIRLS y de la experiencia directa con estudiantes de estas edades. Así:

  • Dada la linea de instrucción dominante en Educación Primaria que mantiene el uso “abusivo” del texto narrativo sobre el informativo que habitúa a los estudiantes a la lectura casi exclusiva de textos de ficción, una mayoría de ellos no logra entender el vocabulario técnico y desconocido de los nuevos libros de texto de las ciencias sociales y de la naturaleza, cuando llegan a los cursos intermedios de esta etapa educativa.
  • Además, un alto porcentaje de alumnos no suelen comprender la naturaleza compleja y abstracta de la información que dichos textos suelen plantear.
  • Finalmente, otros tantos carecen de la habilidad para manejar estrategias lectoras, y entender el significado y el uso de la estructura externa e interna de los textos informativos que deben ahora leer para poder comprenderlos.

En definitiva, para acceder al significado de los nuevos y más exigentes materiales  de naturaleza informativa, los estudiantes deben aprender un nuevo vocabulario desconocido, más abstracto y académico; conocer y saber explotar el sentido de los elementos de la estructura externa e interna de ese tipo de textos, además de pensar críticamente para asegurarse de que no solo leen para buscar la información del texto, sino también para analizarla y juzgarla desde un punto de vista personal (Calero, en prensa) ¿Están esos maestros que optan por el alumnado de estos cursos capacitados para enseñarles a comprender los nuevos textos?

CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Mural utilizado para reflexionar sobre la estrategia “hacemos predicciones” con textos informativos (Curso 2013/2014)

CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Mural utilizado para reflexionar sobre la estrategia “hacemos predicciones” con textos informativos (Curso 2013/2014)

¿Qué razones justifican un cambio de rumbo?

  1. En primer lugar, el hecho de que la habilidad para leer y comprender textos informativos es una necesidad básica en la sociedad actual, y que hacia el final del 3er Ciclo de Educación Primaria alrededor del 75% de las lecturas que los alumnos tendrán que realizar son de de naturaleza informativa. Además, cuando progresan en su escolaridad obligatoria y no obligatoria, ese porcentaje se aumenta hasta llegar casi el 90%. En consecuencia, si deseamos que sobrevivan en esta sociedad de la información, enseñarles a entender el lenguaje expositivo es una obligación del sistema educativo. 
  2.  En segundo lugar, el que muchos de los textos de carácter informativo de los cursos intermedios de Educación Primaria están escritos con un nivel de exigencia de comprensión lectora por encima del de los alumnos de esos cursos. Los autores de asignaturas como Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales, tratan de cuidar el lenguaje académico, (aunque menos la estructura interna del texto), lo que requiere del estudiante de estas edades que para poder comprenderlos tengan que poner en juego procesos cognitivos complejos, como comprender la relación causa-efecto, comparación/contraste,relacionar conocimientos, búsqueda de la idea principal, etc; es decir, un nivel de demanda cognitiva importante de comprensión lectora que suele generar en ellos rechazo, simplemente porque se ven abocados a memorizar su contenido.
  3. En tercer lugar, la constatación de que el profesorado de este Ciclo no acostumbra a enseñar a comprender los textos informativos, y no suele incorporar a su trabajo un programa de enseñanza directa de estrategias como: predecir, visualizar, establecer relaciones, autocuestionarse, clarificar el significado de palabras, resumir, etc (Calero, en prensa)
  4. En cuarto lugar, el  que la mayoría de esos docentes confían con casi exclusividad en el libro de texto,  como la única alternativa de materiales informativos de lecturas de ciencias  sociales y de la naturaleza a trabajar en este Ciclo. La ausencia casi total de libros informativos en las bibliotecas de centro y de aula, más atractivos que los propios libros de texto, es una realidad constatable en muchos centros escolares.
  5. Por último, la inhabilidad lógica por parte de los estudiantes  para descubrir la variada  estructura interna de los textos informativos más usados: comparación/contraste, de causa/efecto, descriptivos, secuenciales, problema/solución. Se muestran incapaces de  “ver” este tipo de estructuras básicas de los textos. Aquellos alumnos con un buen conocimiento de las mismas tienen menos problemas de comprensión lectora (Dymock,1999)
CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Texto y Organizador Gráfico utilizados para presentar a los alumnos la relación causa/efecto y sus palabras-clave (Curso 2013/2014)

CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Texto y Organizador Gráfico utilizados para presentar a los alumnos la relación causa/efecto y sus palabras-clave (Curso 2013/2014)

La consecuencia última del inmovilismo es doble:

  • La dramática soledad y carencia de recursos cognitivos de la mayoría del alumnado de estas edades al enfrentarse a los textos informativos, aunque esté suficientemente demostrado que éstos no están diseñados y escritos por sus autores para llevar a cabo una lectura independiente por parte de los estudiantes
  • El recurrente descenso en comprensión lectora que experimenta el alumnado de 4º de Educación Primaria, suficientemente documentado por la investigación y la experiencia docente (Chall, 1999), cuando ahora deben leer para aprender estos textos, tal como además PIRLS refleja de un modo reiterado en sus datos.
CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Organizador Gráfico utilizado con textos comparación/contraste (Curso 2013/2014)

CEIP “Santa Bárbara”. Matarrosa. León. Mural de Organizador Gráfico utilizado con textos comparación/contraste (Curso 2013/2014)

Cuatros alternativas proponemos:

  1. Incrementar el acceso  de los estudiantes a los distintos tipos de textos informativos, al margen del  “obligatorio” libro de texto.
  2. Diseñar y proponer al alumnado de este Ciclo más tareas con este tipo de textos.
  3. Enseñar a los estudiantes, de un modo directo y explícito a utilizar estrategias de comprensión lectora con estos textos.
  4.  La necesidad de que el conocimiento de cada estructura organizativa, que supone en sí un patrón lógico de ordenación coherente de ideas entrelazadas por conectores semánticos (a causa de, en comparación con, ambos, debido a…etc.) sea abordado con todos y cada uno de los estudiantes de estas edades. En caso contrario, terminarán por percibir  la lectura de estos textos como una relación de hechos o informaciones aisladas, en frases separadas, a memorizar.

Calero, A. (en prensa 3a edición) Cómo mejorar la comprensión lectora. Estrategias para lograr lectores competentes. www.comprension-lectora.org.

-Calero, A. (en prensa) Cómo mejorar la comprensión lectora de textos expositivos en la educación básica.

-Chall, J.S., Jacobs, V.A. (1990) The reading crisis: Why poor children fall behind. Cambridge, M.A.: Harvard University Press.

-Dymock, S. y Nicholson, T. (1999) Reading comprehension: What is it?. Wellington. New Zealand.

A.Calero

@acalero1

 

6 comments for “El caso de los textos informativos en la escuela

  1. 10 marzo, 2014 at 20:57

    Felicidades por la entrada. Uno no deja de aprender y pensar con tu blog, Andrés.

    • acalero1
      10 marzo, 2014 at 22:09

      !Gracias Alberto! Un placer leerte. Aprender pensando es lo que todos hacemos en este medio de conocimiento compartido, o deberíamos hacer. :)))
      Un saludo cordial

  2. Irving López
    16 mayo, 2014 at 17:05

    Hola que tal, muy intesante la información, y las alternativas que propones me parecen excelentes, felicidades y saludos.

    • acalero1
      17 mayo, 2014 at 00:22

      Gracias por tu comentario Irving.

  3. Edgar
    7 febrero, 2015 at 21:48

    En México no secede exactamente lo mismo. Los alumnos no comprenden ningún tipo de texto al llegar a la secundaria. En los diagnósticos manifiestan que hacen pocas lecturas y resuelven regularmente guías donde sólo escriben lo que dice el texto.

    Por otra parte me paresante como estableces elementos sencillos y básicos para la comprensión lectora.

Deja un comentario